Ayudar a los necesitados
En esta entrega echamos un vistazo al Japón de hoy a través de las actividades del pakistaní Haroon Qureshi, que lleva 30 años en el país. Como secretario general de una de las varias mezquitas de Tokio, ofrece ayuda a las personas sin techo y a las necesitadas, independientemente de su raza o credo, incluidas aquellas afectadas por la pandemia de COVID-19. Su actitud compasiva ha llegado al corazón de los jóvenes japoneses. ¿Qué lo lleva a entregarse así a su labor?
Haroon Qureshi, de 55 años, ha venido ayudando a los necesitados durante muchos años.
La Mezquita de Otsuka, en Tokio, es un centro de asistencia mutua para los musulmanes.
Estudiantes universitarios comenzaron un programa de asistencia alimentaria junto a Haroon.
Comestibles donados