La estafa telefónica y tostadas francesas
Shota es un joven que ha perdido el empleo y ya no puede pagar ni el alquiler del apartamento. Un día encuentra un teléfono móvil con el número de "madre" visualizado en la pantalla. Entonces se le ocurre hacer una llamada al estilo de los estafadores que fingen ser el hijo de la víctima e intentan convencerla de que están en apuros. Sin embargo, le cuesta decidirse. En eso, toca sin querer el botón de llamar.