13m16s

Abanico usado por una sacerdotisa de la isla Amami Oshima (Kamiougi)

Historias tras el arte japonés

Transmitido el 11 de mayo de 2017 Disponible hasta el 31 de marzo de 2029

Este abanico de gran tamaño mide más de un metro de anchura. Ambos lados están decorados con profusión; en el delantero se representa el sol y dos aves fénix. En el posterior se ve la luna, mariposas y flores. Procede del reino de Ryukyu, una cadena de islas en el sur de Japón que fueron anexionadas por Japón en el siglo XIX y que en la actualidad corresponden a la prefectura de Okinawa. El abanico se elaboró en el taller real y formaba parte de los obsequios que el rey donaba a las sacerdotisas para las ceremonias religiosas. En las islas Ryukyu se creía que las mujeres protegían a los hombres con su poder espiritual, y el propio rey era protegido por la reina. También presidía las actividades religiosas y en cada isla y aldea había una sacerdotisa para servir a la deidad. El abanico jugaba un importante papel: era un instrumento sagrado que simbolizaba el poder divino. El sol representa al rey y la luna, a la reina.

photo

Descripción del programa