Se cuestiona cuál será el impacto de la intervención de Japón en el mercado de divisas

Se está cuestionando si la más reciente intervención de Japón en el mercado de divisas tendrá un efecto duradero a la hora de impulsar el yen.

El jueves, el Gobierno y el Banco de Japón intervinieron en el mercado adquiriendo yenes con dólares. Era la primera medida de este tipo que adoptaba el país desde junio de 1998.

La operación se produjo después de que, anteriormente el mismo día, el yen se desplomara brevemente en las transacciones en Tokio, llegando a cambiar de manos a más de 145,5 yenes por dólar.

Tras la intervención, la divisa nipona ganó terreno temporalmente, con una caída del dólar de más de 5 yenes hasta por debajo de los 140,5 yenes.

Un alto funcionario del Ministerio de Hacienda comentó a los periodistas el jueves que no iba a revelar de qué herramientas disponen las autoridades japonesas para enderezar la depreciación del yen, aunque sí dijo que volverían a actuar si fuera necesario.

El problema es que hay un límite a las reservas de divisas de Japón disponibles para realizar intervenciones.

Asimismo, se prevé que el gobernador del Banco de Japón, Kuroda Haruhiko, mantenga la política de flexibilización monetaria masiva de la entidad, en contraste con las recientes subidas de tipos de interés llevadas a cabo por la Reserva Federal de Estados Unidos. El jueves, Kuroda comunicó a los periodistas que el Banco de Japón no subiría las tasas por el momento.

Es previsible que los inversores sigan vendiendo yenes y comprando dólares, ya que esperan que la diferencia de tipos entre Japón y Estados Unidos aumente aún más.

Analistas afirman que con esto no queda claro durante cuánto tiempo la más reciente intervención de Japón y las futuras intervenciones podrán apuntalar el yen.