Titular saliente de organismo de regulación nuclear de Japón advierte contra el renacimiento del “mito de la seguridad atómica”

Fuketa Toyoshi, presidente de la Autoridad de Regulación Nuclear de Japón, advirtió en ocasión de su retiro del puesto que no debe revivirse el llamado "mito de la seguridad" de la energía nuclear, es decir, la confianza ciega en dicha seguridad.

Fuketa ofreció el miércoles su última conferencia de prensa como titular del organismo.

Asumió el cargo de comisionado de la Autoridad en el momento de su establecimiento, en 2012, tras el accidente en la central nuclear Fukushima Uno. Se desempeñó como presidente durante cinco años y su mandato finaliza este mes.

Recordando sus 10 años en la entidad, Fuketa manifestó que ha mantenido una postura contraria al renacimiento de la llamada "captura del regulador", una situación en la que las autoridades de regulación responden a los intereses de la industria de energía nuclear en vez de proteger la seguridad del público.

Dijo también que no cree que haya logrado sentar principios inalterables durante su mandato, y que tanto la "captura del regulador" como el "mito de la seguridad" resurgirán si las personas relacionadas con la energía nuclear bajan la guardia.

El Gobierno planea usar al máximo las centrales nucleares existentes y explorar la posibilidad de desarrollar y construir reactores de siguiente generación.

A este respecto, Fuketa declaró que no se está discutiendo una posible reducción de los niveles de regulación y que, si el Gobierno decide bajarlos, el uso de la energía nuclear llegará a un punto muerto.

Opinó que la Autoridad de Regulación Nuclear debe mantener normas estrictas y cumplir su deber.

Asimismo, señaló que las empresas de electricidad exigen que se acelere el proceso de aprobación de las centrales nucleares pero no objetan los estándares aplicados en el mismo.

Dijo también que las compañías quizá piensen que, si presentan objeciones, eso les dificultará conseguir la comprensión de las personas preocupadas por la posible reactivación de los reactores. Agregó que uno de los problemas es que aún no se han realizado diálogos francos sobre el asunto.