Vladímir Putin se reunirá en persona con el presidente chino el jueves

La Oficina Presidencial de Rusia anunció que el presidente Vladímir Putin se reunirá el jueves en Uzbekistán con su homólogo chino, Xi Jinping.

Detalló que el encuentro tendrá lugar al margen de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái, a celebrarse en dicho país de Asia central. Esta organización es una plataforma económica y de seguridad encabezada por China y Rusia.

Será la primera vez que ambos mandatarios se reúnen en persona desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, en febrero.

El asistente presidencial ruso Yuri Ushakov declaró el martes que Pekín ha adoptado un “enfoque equilibrado” respecto de la “crisis ucraniana”.

Afirmó que China “comprende claramente las razones que obligaron a Rusia a lanzar su operativo militar” y agregó que esta cuestión se discutirá exhaustivamente durante la próxima reunión.

Aparentemente, Putin espera confirmar los lazos militares y económicos con China, en momentos en que otros países han reforzado sus sanciones contra Moscú, mientras que el Ejército ruso sufre contraataques de gran envergadura en el este de Ucrania.

El presidente chino, por su parte, probablemente quiera alcanzar algún logro diplomático en la cumbre, de cara al Congreso Nacional del Partido Comunista, a celebrarse el mes próximo. Se anticipa que en esa ocasión aspire a un tercer período como líder del partido, algo sin precedentes.

La Oficina Presidencial de Rusia informó asimismo que Putin también mantendrá reuniones por separado con el primer ministro de la India, Narendra Modi, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Se prevé que el mandatario ruso delibere con Erdogan sobre las exportaciones de productos agropecuarios de Ucrania. El presidente turco se ha desempeñado como mediador entre Rusia y Ucrania.

Putin también tiene en su agenda una reunión con el presidente de Irán, Ebrahim Raisi. Se anticipa que Irán ingrese en la Organización de Cooperación de Shanghái. Según analistas, Putin espera fortalecer los lazos con países amigos en medio de su creciente enemistad con el bloque occidental.