La inflación en EE. UU. se reduce en agosto, aunque ligeramente

En Estados Unidos, la gente se está viendo obligada a pagar cada vez más por las cosas que necesita. En vista del constante aumento de la inflación, los estadounidenses esperaban un poco de alivio. Sin embargo, no lo han conseguido.

El Departamento del Trabajo dio a conocer que el índice de precios al consumidor había aumentado en agosto en un 8,3 % con respecto a hace un año. El ritmo del alza se redujo en relación con el 8,5 % de julio, pero el costo de muchos artículos y servicios ha alcanzado niveles sin precedentes.

Los precios de los alimentos se dispararon en un 11,4 %, el ritmo más acelerado en 43 años. Si bien el precio de la gasolina se ha estado reduciendo durante el verano boreal, los consumidores siguen pagando un 25,6 % más que el año pasado.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había planeado anunciar a bombo y platillo el martes en un mitin la aprobación de leyes para reducir los costos de energía y atención médica.

Sin embargo, el festejo del Acta de Reducción de la Inflación se vio opacado por la misma inflación, a pesar de que los precios de la gasolina están cayendo.

Biden dijo: “Estamos progresando y haciendo bajar también otros precios, pero nos queda mucho por hacer”.

Reconoció que reducir los precios tomará “más tiempo”.

La Reserva Federal estadounidense ha estado tratando de contener la inflación mediante la subida de los tipos de interés. Algunos estadounidenses se han preguntado si cejaría en esa medida. No obstante, las cifras más recientes darán al banco central más razones para seguir adelante con sus aumentos, que algunos califican de “agresivos”.