Se cumplen diez años desde que el Gobierno de Japón comprara algunas de las islas Senkaku, que China y Taiwán reclaman

Hoy domingo se cumplen diez años desde que el Gobierno de Japón comprara algunas de las islas Senkaku, en la prefectura de Okinawa, a su propietario, un ciudadano japonés.

El Gobierno adquirió tres de las islas Senkaku, situadas en el mar de la China Oriental, el 11 de septiembre de 2012. Argumentó la necesidad de mantener y gestionar dicho archipiélago de manera pacífica y estable a largo plazo.

Japón controla las islas. China y Taiwán las reclaman. El Gobierno japonés sostiene que su soberanía no está en cuestión.

Pekín reaccionó enérgicamente a la transferencia de propiedad. Desde ese momento, barcos del Gobierno chino han entrado repetidamente en las aguas territoriales de Japón en torno a las islas.

En años recientes están incursionando buques chinos de mayor tamaño y más fuertemente armados.

El número de despegues de emergencia de aviones de las Fuerzas de Autodefensa de Japón por la presencia de aeronaves chinas ha aumentado a más del cuádruple en los últimos diez años. Aviones de combate japoneses hicieron tales despegues 722 veces durante el último año fiscal, que terminó en marzo.

El ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Hayashi Yoshimasa, declaró a los reporteros el viernes que la situación sigue siendo impredecible. Agregó que el Gobierno está seriamente preocupado. Dijo también que Japón se mantendrá atento y encarará la situación con calma y resueltamente.

El mes pasado, misiles balísticos disparados por el Ejército chino durante unos ejercicios cayeron en la zona económica exclusiva de Japón. El incidente agravó la tirantez existente entre los dos países.

Las maniobras fueron llevadas a cabo por las fuerzas armadas de China en los alrededores de Taiwán, tras la visita a Taipéi de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

Con este trasfondo, el 29 de septiembre se cumplirán 50 años de la normalización de lazos diplomáticos entre Japón y China.

Akiba Takeo, titular de la Secretaría de Seguridad Nacional de Japón, y Yang Jiechi, el máximo diplomático de China, acordaron el mes pasado buscar el establecimiento de unas relaciones bilaterales constructivas y estables.