OIEA señala que la situación en la central nuclear de Zaporiyia, Ucrania, es "insostenible"

Inspectores de la central nuclear más grande de Europa han advertido de una potencial catástrofe. Señalaron que los cortes de energía y los ataques militares en el complejo de Zaporiyia, Ucrania, están creando una serie de condiciones que calificaron de "insostenibles".

El viernes, Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), publicó un video sobre la situación. Ahí señaló que una central nuclear no puede ser botín de guerra y que su destino no debe depender de medios militares, ya que las consecuencias podrían ser demasiado graves. Grossi exhortó a un cese inmediato a los ataques en toda el área y volvió a solicitar que se establezca una zona nuclear segura.

El lunes, la central fue desconectada de la red eléctrica. Los técnicos han estado dependiendo de un solo reactor activo para mantener los sistemas de seguridad funcionando. Sin embargo, están considerando apagar el reactor y poner la central a funcionar con generadores de diésel.

En momentos en los que los gestores de la central tienen dificultades para mantener el control del complejo, las tropas rusas están perdiendo el control en el campo de batalla. Funcionarios ucranianos han dicho que sus fuerzas han conseguido importantes avances en la región de Járkov, este del país, que cayó en manos de los rusos al principio de la invasión. Incluso algunos funcionarios regionales designados por el Gobierno ruso han admitido algunos reveses, entre ellos, Vitali Ganchev, el titular del Gobierno de Járkov designado por Rusia.

No obstante, los funcionarios de defensa rusos han señalado que enviaron refuerzos y mostraron un video en el que se ve a nuevas tropas entrando en el área.