NHK aclara dudas sobre mitigación de desastres: Cómo salvar la vida ante un tifón (3) Un día antes de la llegada del tifón

En este espacio, NHK aclara dudas acerca de la mitigación de desastres. Ahora que la temporada de tifones ha llegado a Japón, presentamos una serie sobre qué hacer para proteger nuestra vida en medio de un tifón con lluvia torrencial y fuertes vientos.

Echaremos un vistazo a lo que es necesario realizar basándonos en los análisis de las víctimas mortales provocadas por el tifón Hagibis en 2019. En la tercera entrega, nos centramos en los preparativos que pueden hacerse un día antes de la llegada del tifón.

Cuando este se acerca, es posible que se suspendan los servicios ferroviarios y, a medida que se intensifiquen la lluvia y el viento, podrían emitirse alertas y datos sobre evacuación. En ese caso es esencial recabar información.

Busque la más reciente que hayan emitido la Dirección de Meteorología y los Gobiernos locales. Se aconseja a la ciudadanía que recabe datos mediante aplicaciones de prevención de desastres y el botón “d” de transmisión de datos por televisión.

Si el municipio donde vive emite una orden de evacuación, es el momento de huir. No piense que aún está seguro y actúe con rapidez. Es de suma importancia que salga con prontitud hacia un lugar seguro, antes de que la situación de seguridad empeore. Si la lluvia torrencial provoca el desbordamiento de un río, incluso un automóvil puede ser arrastrado con facilidad por la crecida.

Las personas que necesiten más tiempo para abandonar el lugar donde se encuentren, como por ejemplo los ancianos o las personas con discapacidad, deberían empezar a hacerlo tan pronto como se emita la alerta de evacuación para las personas mayores y las personas con discapacidad. Asimismo, se pide a las personas que comprueben si hay alguien en su vecindario que necesite ayuda.

Si permanece en su vivienda, duerma esa noche en la segunda planta o en otra superior. Cuando ocurrió el tifón Hagibis en 2019, 12 de cada 21 personas que fallecieron en casa por las inundaciones se encontraban en la planta baja de una vivienda de dos pisos. Podrían haber sobrevivido si hubieran dormido en la segunda planta o en otra superior.

Si la vivienda empieza a inundarse y los muebles flotan, a los ancianos les resultará difícil subir a la segunda planta o a otra más alta. De noche, cuando la evacuación lleva más tiempo, se recomienda a los ciudadanos que duerman en la segunda planta o en otra superior, lo más alejados posible de acantilados o pendientes.

Esta información se actualizó el 7 de septiembre de 2022.