Presunto cómplice en caso de soborno en Japón dice que supuso que el dinero era una recompensa por un contrato de patrocinio

Según versiones, Fukami Kazumasa, presidente de la compañía que recibió pagos de la editorial japonesa Kadokawa, habría declarado que pensó que el dinero se le entregaba en recompensa por la obtención de un contrato de patrocinio de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio.

Fukami fue arrestado por la Fiscalía el martes. Se sospecha que actuó en complicidad con el entonces ejecutivo del Comité Organizador de los Juegos de Tokio Takahashi Haruyuki.

Takahashi fue arrestado nuevamente el mismo día, bajo cargos de haber aceptado soborno de personas que estaban al frente de Kadokawa.

Un entonces ejecutivo de la editorial, Yoshihara Toshiyuki, y un ex alto funcionario de la misma, Maniwa Kyoji, fueron arrestados por ofrecer los sobornos.

Se sospecha que pagaron a Takahashi unos 480.000 dólares en total por propiciar que se eligiera a la empresa como patrocinadora de los Juegos de Tokio.

Según fuentes, Fukami comunicó a personas de su círculo, antes de su arresto, que había presentado a funcionarios de Kadokawa a Takahashi para que la editorial pudiera estar entre los patrocinadores oficiales.

Habría declarado que pensó que las sumas de dinero depositadas por Kadokawa en la cuenta bancaria de su empresa se debían a la gratitud de la editorial por haber conseguido el patrocinio.

Fukami también habría explicado que los fondos procedentes de Kadokawa no habían llegado a manos de Takahashi.

Los fiscales inspeccionaron la firma consultora de Fukami el martes y confiscaron registros. Se cree que están siguiendo el rastro de los fondos que la compañía recibió de Kadokawa.

Según fuentes cercanas a la investigación, Takahashi niega las acusaciones contra su persona.