La NASA investigará las causas de la postergación del envío de una nave no tripulada a órbita lunar

La NASA investigará los problemas que causaron otra postergación del envío a órbita lunar de una nave no tripulada, impulsada por un cohete de siguiente generación.

El organismo aplazó su último intento de lanzar el cohete el sábado, por segunda vez en una semana. El lanzamiento estaba inicialmente programado para el lunes, pero se suspendió debido a problemas con el motor.

La NASA detuvo la cuenta atrás en el Centro Espacial Kennedy, en Florida. Explicó que había ocurrido una fuga de hidrógeno líquido durante la transferencia del combustible al cohete.

El cohete SLS fue desarrollado para el Programa Artemis, un proyecto internacional de exploración lunar dirigido a enviar astronautas a la superficie selenita para 2025. Lleva adosada una cápsula espacial Orión.

Este sería el primer viaje tripulado al satélite que se intenta desde el Programa Apolo, entre fines de los años 60 y comienzos de los 70. En el proyecto actual, liderado por Estados Unidos, también participan Japón y algunos países europeos.

La NASA informó que el nuevo lanzamiento se llevará a cabo posiblemente en la segunda mitad de este mes.