La conferencia sobre no proliferación nuclear intenta aprobar un documento final antes del viernes

Los delegados en una conferencia de las Naciones Unidas han estado tratando de llegar a un acuerdo con respecto a un documento que rige sobre el desarme nuclear. Desde principios de este mes se hallan en la ONU negociando la revisión del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares.

Sin embargo, persiste la discrepancia sobre gran parte de los términos a utilizar. Se han visto en problemas para definir lo que se conoce como “no primer uso”, que representa un compromiso para nunca recurrir a las armas nucleares en un ataque preventivo o como respuesta a una ofensiva con armas convencionales.

Los negociadores han escuchado en repetidas ocasiones las amenazas tanto de Corea del Norte como de Rusia desde que invadió Ucrania. Asimismo, les preocupa el peligro que se cierne sobre la central nuclear de Zaporiyia, que se ha visto atrapada en los combates en Ucrania.

Los delegados intentaron incluir una cláusula sobre la devolución del control de la central a los ucranianos, pero Rusia rechazó la propuesta.

También tratan de determinar la manera en que este pacto se puede adaptar a otro conocido como el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. No obstante, ese también es un punto de desacuerdo.

Hace siete años, durante la última conferencia sobre la revisión de la no proliferación, los delegados fracasaron en su intento de aprobar un documento final. En esta ocasión tienen hasta hoy viernes para conseguirlo.