Los combates en Severodonetsk, Ucrania, se extienden a áreas cercanas

Rusia continúa peleando para controlar la totalidad de la región oriental ucraniana de Lugansk.

Hasta el momento, sus soldados y su artillería han fracasado en el intento de desalojar a los defensores ucranianos atrincherados en el último bastión de la sitiada ciudad de Severodonetsk.

El gobernador de Lugansk dio a conocer que las fuerzas rusas están lanzando ofensivas en áreas cercanas y bombardeando Lisichansk, una ciudad separada de Severodonetsk por un río.

Mientras tanto, Moscú afirma haber tomado represalias después de un ataque a varias instalaciones de petróleo y gas controladas por Rusia en el mar Negro.

El Ministerio de Defensa ruso señaló que había lanzado misiles contra un aeródromo ucraniano en la región de Odesa y destruido un hangar donde se almacenaban drones.

El martes, el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, visitó Ucrania, convirtiéndose así en uno de los más recientes funcionarios occidentales de alto rango que visita el país en medio de las actuales hostilidades.

En una reunión que sostuvo con su homólogo ucraniano, Viktor Benedict, Garland dijo: “Estados Unidos envía un mensaje inequívoco. No hay lugar para ocultarse. Nosotros y nuestros socios buscaremos todos los medios a nuestro alcance para asegurarnos de que los responsables de estas atrocidades rindan cuentas”.

El fiscal general estadounidense agregó que su país había formado un equipo especial para apoyar a Ucrania mientras recopila y analiza las pruebas de los crímenes de guerra que han cometido los soldados rusos.