Empieza en Viena la conferencia del tratado de la ONU sobre la prohibición de las armas nucleares

A lo largo del operativo militar de Rusia en Ucrania, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha dicho indirectamente que sus fuerzas podrían recurrir a las armas nucleares. Delegados de los países que firmaron el tratado de la ONU para la prohibición del armamento atómico advierten sobre el peligro que esto representa.

El martes, en la inauguración de la reunión de tres días de los Estados miembros del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, el austriaco Alexander Kmentt, quien preside el acto, expresó su preocupación por el incremento de los debates sobre la disuasión nuclear y la creciente amenaza del uso de las armas atómicas. El delegado de Nueva Zelanda, uno de los Estados integrantes, reprochó al presidente ruso el haber emitido una orden de movilización nuclear.

El ministro de Desarme y Control de Armas neozelandés, Phil Twyford, opinó: “Sus amenazas de recurrir a las armas nucleares y la invasión ilegal e injustificada de Ucrania nos han situado una vez más al borde de una catástrofe nuclear”.

Rusia, Estados Unidos, China y otras potencias nucleares no se han adherido al tratado de la ONU. Japón y algunas de las otras naciones bajo el llamado "paraguas nuclear" también se niegan a hacerlo. Sin embargo, los alcaldes de las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki asisten a la reunión. Ambos hicieron hincapié en la necesidad de que se prohíban las armas atómicas.