Rusia continúa concentrando sus fuerzas en el este de Ucrania

Rusia está concentrando sus fuerzas y poderío militar en el último bastión ucraniano de la provincia de Lugansk, en el este. Autoridades de Ucrania calificaron la situación en la ciudad de Severodonetsk de “un infierno”.

En declaraciones al medio de comunicación Associated Press, el gobernador de Lugansk dijo que las tropas ucranianas han sido forzadas a retroceder hasta una planta química. Explicó que gran parte de Severodonetsk está en llamas y que los bombardeos por parte de las fuerzas rusas han sido implacables.

El Ejército de Ucrania informó que la provincia oriental de Járkov también ha sufrido un aumento de ataques de artillería rusa.

Un residente de 60 años dijo a nuestra NHK en una entrevista telefónica que la gente de la zona ha quedado atrapada allí. Señaló: “Solo podemos ir al lado ruso. No podemos evacuar a territorio ucraniano”.

Las fuerzas prorrusas en la península de Crimea han acusado al Ejército de Ucrania de acometer contra instalaciones de petróleo y gas en el mar Negro. Tres personas han resultado heridas y al menos siete operarios se encuentran desaparecidos.

Las autoridades en la península anexada por Rusia afirmaron que el ataque no afectará el suministro de energía.