El Tribunal Supremo de Japón dictamina que el Gobierno no es responsable del accidente nuclear de Fukushima Uno

El Tribunal Supremo de Japón ha dictaminado que el Gobierno no fue responsable del accidente de 2011 en la central nuclear Fukushima Uno.

La sentencia, emitida el viernes, cubre cuatro demandas por daños presentadas por personas que incluyen aquellas que tuvieron que evacuar sus hogares en Fukushima y otras tres prefecturas. Los demandados eran el Estado y la gestora de la planta, la Compañía de Electricidad de Tokio, TEPCO.

Las demandas se centraron en la validez de un informe sobre posibles actividades sísmicas emitido por una organización gubernamental nueve años antes del accidente. El punto de desacuerdo era si el Estado podría haber previsto el riesgo de un tsunami masivo basándose en el informe, y si el accidente podría haberse evitado si el Gobierno hubiera ordenado a TEPCO que adoptara medidas de precaución.

El juez presidente, Kanno Hiroyuki, dijo que el terremoto del 11 de marzo de 2011 fue mucho más potente de lo que el Gobierno podría haber previsto. Agregó que el posterior tsunami también fue mayor de lo previsto y procedió de una dirección diferente. Señaló que la entrada de una enorme cantidad de agua de mar en el complejo de la central no podría haberse impedido, incluso si el Gobierno hubiera ordenado a TEPCO que adoptara las medidas necesarias.

El dictamen del viernes es el primero emitido por el Tribunal Supremo sobre la responsabilidad del Gobierno en el accidente nuclear y podría afectar el resultado de otras demandas similares presentadas en todo el país.