Antiguo templo budista de Japón recurre al micromecenazgo para financiar el mantenimiento de sus edificaciones

El templo budista Horyuji, de Japón, que posee las edificaciones de madera más antiguas que se conservan en el mundo, alcanzó su meta de donaciones en menos de un día tras iniciar una campaña de micromecenazgo para financiar el mantenimiento de esas estructuras. El templo, situado en la antigua capital de Nara, fue incluido en el Patrimonio Mundial de la Unesco en 1993.

Su abad, Furuya Shokaku, anunció la campaña en una conferencia de prensa que ofreció el miércoles y dijo que se había fijado la meta de recaudar 20 millones de yenes, o unos 148.000 dólares, para el 29 de julio. Explicó que el templo pasa por dificultades económicas debido a que la venta de entradas, que es su principal fuente de ingresos, se ha reducido a la mitad a causa de la pandemia de coronavirus.

Detalló que el templo recibió a unos 650.000 visitantes en el año fiscal 2019, pero su número cayó a alrededor de 200.000 en 2020 y fue de unos 350.000 en 2021.

Furuya comentó que el personal del templo se ha esforzado para recortar los gastos durante los últimos dos años.

El abad manifestó la esperanza de que la afluencia de visitantes aumente gradualmente, ya que las cifras de nuevos contagios se han estabilizado en Japón. Sin embargo, señaló, la situación financiera sigue siendo grave.

El jueves, el templo anunció que ya se había alcanzado la meta de donaciones fijada.

Un alto sacerdote del Horyuji comentó que le alegra saber que tanta gente quiere proteger el templo. Agregó que anunciará por internet y otros medios cómo se utilizarán los fondos obtenidos.