Fiscales de Ucrania investigan posibles crímenes de guerra cometidos por el Ejército ruso

Fiscales y agentes de policía de Ucrania están investigando presuntos crímenes de guerra que el Ejército de Rusia habría cometido en localidades próximas a la capital ucraniana, Kiev. Estas habían sido ocupadas por los soldados rusos.

El Aeropuerto Antonov, situado en la localidad de Hostomel, fue atacado por los efectivos rusos el 24 de febrero, día en que comenzó la invasión rusa a Ucrania. Un edificio de viviendas de las proximidades resultó gravemente dañado a causa de los bombardeos y disparos.

Los fiscales ucranianos señalan que se confirmó la muerte de 86 personas que estaban en la ciudad y que muchas otras se encuentran desaparecidas.

Policías y fiscales estuvieron recogiendo cajas de munición y recipientes de comida que, según se cree, dejaron los soldados rusos en un complejo de viviendas. Tienen previsto utilizarlos como prueba ante la justicia.

Los investigadores también encontraron un foso de gran tamaño que los soldados rusos habrían excavado para ocultar sus vehículos. Midieron y registraron las dimensiones y la profundidad del mismo.

El jefe administrativo de Hostomel, Taras Dumenko, declaró que había edificios en la localidad que tenían que ser demolidos y reconstruidos, pero que se podrían encontrar nuevas pruebas entre los escombros.

Dumenko agregó que funcionarios y fiscales colaborarán para tomar nota de los hechos que rodean los presuntos crímenes de guerra. Añadió que, según cree, podrán identificar a los sospechosos y llevarlos ante la justicia de acuerdo con el derecho internacional.

La Fiscalía en Kiev está intensificando su investigación en las localidades próximas que han sufrido importantes daños. Los fiscales enviados allí están preparando informes sobre las pruebas que recaban.

Uno de ellos, Andrii Gladkii, indicó que las autoridades deben probar que los ataques se efectuaron contra viviendas privadas y no contra instalaciones militares.

Gladkii manifestó que la investigación es muy complicada, ya que hay muchos lugares y gran cantidad de pruebas. Agregó que, a pesar de ello, los fiscales las recopilarán cuidadosamente con el fin de dejar al descubierto crímenes de guerra y poder celebrar los juicios correspondientes.