El asalto de las tropas rusas a la ciudad ucraniana de Severodonetsk recuerda el horror en Mariúpol

Las tropas rusas han estado batallando por el control de Severodonetsk, ciudad del este de Ucrania. Las autoridades de este país informan de que más de 500 personas están refugiadas en una planta química que hay allí. Hay quien teme que los rusos asedien el lugar como hicieron con la acería de la ciudad portuaria de Mariúpol.

Las fuerzas rusas han destruido puentes, lo cual hace que sea prácticamente imposible que escapen los civiles. Sin embargo, funcionarios de Defensa de Moscú dijeron que abrirían un corredor humanitario. También manifestaron que los combatientes ucranianos deberían detener su “resistencia insensata” y entregarse.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, denunció el derramamiento de sangre. Dijo que los intensos combates en Severodonetsk y en las zonas circundantes han provocado muertes, como sucedió antes. Añadió que resulta doloroso para todos los ucranianos.

Zelenski volvió a pedir a los aliados que doten a sus fuerzas con armamento moderno antimisiles, y dijo que no hay ninguna excusa para que se produzcan retrasos.

El miércoles, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, presidirá una reunión de delegados de decenas de países que conforman el Grupo de Contacto para la Defensa de Ucrania. Discutirán sobre la forma en que pueden ayudar en los combates.