Fuerzas rusas siguen atacando ferozmente la ciudad ucraniana de Severodonetsk

Las fuerzas rusas continúan atacando ferozmente el bastión ucraniano de Severodonetsk, en la región oriental de Lugansk.

Los rusos bombardearon y destruyeron el último de los tres puentes que llevaban al centro de Severodonetsk, impidiendo una posible ruta de escape para los civiles.

El gobernador de Lugansk, Serhii Haidai, escribió el lunes en las redes sociales que todos los puentes habían quedado destruidos y que los civiles atrapados en la ciudad están tratando de sobrevivir bajo condiciones extremadamente difíciles.

Asimismo, Haidai expresó su preocupación por la gente que se ha estado resguardando en la fábrica de productos químicos Azot, uno de los bastiones de los soldados ucranianos que defienden la ciudad.

Según Haidai, unas 500 personas, entre ellas 40 niños, continúan refugiándose en la fábrica. Hizo hincapié en que el refugio subterráneo de ese lugar no es tan resistente como el de la siderúrgica Azovstal en Mariúpol.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, envió un mensaje en video a la reunión de una organización estadounidense judía que se realizó el domingo en Nueva York.

Hizo un llamamiento para que se ayude a acelerar el suministro de armas a Ucrania, diciendo que, sin armamento poderoso, la guerra solo se prolongará y aumentará el número de víctimas.

Instó a la comunidad judía estadounidense a ejercer una influencia aún mayor para ayudar a Ucrania.