Detienen a joven en Taiwán por rociar con pintura una réplica de un monumento a las víctimas del incidente de Tiananmén

La Policía de Taiwán ha detenido a un joven de 19 años por rociar con pintura negra una réplica del Pilar de la Vergüenza, que honra a las víctimas del incidente de la plaza Tiananmén, ocurrido en 1989.

Se descubrió el domingo que la estatua situada en una plaza de Taipéi, la capital taiwanesa, había sido vandalizada. La Policía revisó las imágenes de las cámaras de vigilancia, rastreó al sospechoso y ahora se encuentra investigando sus antecedentes. Según se informó, el sospechoso dijo a los investigadores que quería descargar su frustración por la difícil situación que ha tenido que vivir a causa de la pandemia de coronavirus.

La escultura original fue creada por un artista danés y había permanecido en la Universidad de Hong Kong desde 1998, hasta que fue retirada en diciembre del año pasado tras una serie de arrestos que se efectuaron en base a la ley de seguridad nacional para Hong Kong, utilizada para reprimir las actividades antigubernamentales.

Con permiso del creador danés, un grupo civil denominado Nueva Escuela para la Democracia reprodujo la estatua utilizando una impresora 3D. Ha permanecido en la plaza desde el 4 de junio de este año, cuando se cumplieron 33 años del incidente en la plaza Tiananmén.

Tseng Chien-yuan, presidente del grupo civil, señaló que esto no es meramente un acto de daño a la propiedad. Tseng indicó que es un intento de silenciar a cualquier taiwanés que hable sobre el incidente de Tiananmén y todos los otros errores históricos cometidos por el Partido Comunista de China.