Ucrania y países occidentales condenan la sentencia de muerte a tres combatientes extranjeros

Dos ciudadanos británicos y uno marroquí capturados por las fuerzas prorrusas han sido sentenciados a muerte en el este de Ucrania. Se los acusó de haber luchado ilegalmente como mercenarios para el Gobierno de Ucrania.

Según la agencia de noticias rusa Interfax, los dos británicos fueron apresados a mediados de abril en Mariúpol, en la provincia de Donetsk, y el ciudadano marroquí, en otra ciudad de la misma provincia en marzo.

Aiden Aslin, que es ciudadano británico, dijo que esperaba que la sentencia fuera mucho más justa teniendo en cuenta las circunstancias en las que había ayudado a la investigación y que se había entregado a la República Popular de Donetsk.

El tribunal de Donetsk que dictó sentencia no está reconocido a nivel internacional. Ucrania y los Gobiernos occidentales han condenado la decisión. Un portavoz del primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dice que los combatientes deberían estar protegidos contra enjuiciamiento según la Convención de Ginebra.

Mientras, continúan los combates en la ciudad oriental de Severodonetsk. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dice que la batalla por mantener el control de la región de Lugansk sigue estancada.

Por su parte, el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, afirma que sus tropas necesitan que los países occidentales les suministren más armamento pesado para hacer frente a la potencia rusa. Añade que el pueblo ucraniano no puede permitirse seguir perdiendo a sus hijos e hijas en los combates.