Preguntas y respuestas sobre mitigación de desastres: Escala de alerta de lluvia torrencial y consejos de evacuación (10) En una inundación, los vehículos podrían ser arrastrados con facilidad por la corriente

NHK responde preguntas relacionadas con la mitigación de desastres. En esta entrega de nuestra serie sobre la escala japonesa de cinco niveles para lluvias torrenciales, inundaciones y deslizamientos de tierra nos referimos a la necesidad de que los residentes tengan precaución cuando intentan ponerse a salvo. Hoy continuamos con el tema de la huida en vehículo y nos centramos en el hecho de que a los coches los arrastra con facilidad la corriente en una inundación.

Conducir en caminos inundados es peligroso. Aunque parezca que la inundación no es tan grave, el agua puede ser, en realidad, bastante profunda. Existe el riesgo de que su vehículo se quede atorado en el agua o lo arrastre la corriente. Asimismo, cuando el camino se halla cubierto por agua y el conductor no puede ver la superficie de la calzada, hay peligro de caer en baches, zanjas y canales de riego sin percatarse de ello. Evite entrar en caminos inundados y elija mejor una ruta alternativa. Si no le queda más remedio que conducir en un camino inundado, hágalo lentamente y mantenga una distancia suficiente entre su vehículo y el que va delante. El motivo es que los salpicones del otro coche podrían bloquear su visión por completo y correría el riesgo de chocar si el vehículo de adelante frena repentinamente. Además, manejar a alta velocidad creará grandes olas que podrían entrar al motor y causar daños.

En los caminos inundados, el motor del coche se detendrá cuando el agua llegue a unos 30 centímetros de profundidad. Si el nivel pasa de los 50 centímetros, existe el riesgo de que su vehículo empiece a flotar y a ser arrastrado. En caso de conducir un vehículo de pasajeros, asegúrese de que el agua se halle por debajo de las portezuelas o de la carrocería de este. Sin embargo, tenga en cuenta también que los coches pueden ser arrastrados con facilidad incluso en aguas aún menos profundas si la corriente es fuerte como, por ejemplo, el agua que se desborda de un río.

Esta información fue actualizada el 8 de junio de 2022.