Excanciller alemana Angela Merkel defiende sus decisiones relativas a Rusia y Ucrania

La invasión rusa de Ucrania ha generado críticas contra Angela Merkel, excanciller de Alemania, por haber desarrollado lazos con Moscú. Sin embargo, Merkel manifestó que no se culpa de no haber hecho todo lo posible para evitar un conflicto.

La exmandataria hizo el comentario el martes, cuando respondía a las preguntas de un periodista en un teatro de Berlín.

Describió la invasión como un "gran error". Agregó que no tiene justificación alguna y que es un ataque brutal que viola el derecho internacional.

No obstante, defendió el acuerdo que ella misma negoció hace siete años en Minsk para mitigar la lucha entre el Ejército ucraniano y los separatistas respaldados por Rusia.

Merkel gobernó Alemania durante 16 años hasta diciembre de 2021. Fue criticada por expandir los lazos económicos de su país con Rusia y apoyar la explotación de recursos energéticos en suelo ruso.

En 2008, la excanciller se opuso a la iniciativa de Ucrania de unirse a la OTAN. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, culpó a esa concesión otorgada a Rusia por la tortura de civiles en la ciudad de Bucha.

Merkel afirmó que Ucrania no estaba preparada para ser parte de la alianza, por carecer de estabilidad democrática. Agregó que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, habría interpretado el ingreso de Ucrania en la OTAN como una declaración de guerra.