Los perros y gatos de Japón deberán llevar por ley un microchip de identificación

En Japón, ha entrado en vigor hoy miércoles una ley que obliga a los vendedores de mascotas a implantar microchips de identificación a perros y gatos con el fin de poder localizar a sus dueños si se pierden.

El Parlamento japonés aprobó en 2019 la revisión de la ley sobre gestión y bienestar animal.

Los Gobiernos locales recogen unos 72.000 perros y gatos al año, ya sean abandonados o perdidos.

La ley revisada requiere que las tiendas de mascotas, los criadores y otros tipos de vendedores implanten los chips. Son cilíndricos, de un centímetro aproximadamente de longitud y dos milímetros de diámetro. Contienen un número identificativo de 15 dígitos.

El nombre del vendedor y la información de la mascota, es decir, el nombre, el género, la raza y el color, deben registrarse en una base de datos del Gobierno.

La información del propietario, como el nombre, la dirección y el número de teléfono, también tienen que introducirse en dicha base dentro de los 30 días siguientes a la compra de una mascota.

A las personas que ya tienen perros o gatos, a las que se los regalen o a las asociaciones protectoras de animales se les insta a implantar microchips a los que tengan a su cargo.

El Ministerio del Medio Ambiente ha indicado que la nueva disposición ayudará a las personas a encontrar a sus mascotas extraviadas y a evitar el abandono por parte de los dueños.