El gobernador de Okinawa rechaza un plan para reubicar una base militar de EE. UU. dentro de la prefectura japonesa

El gobernador de la prefectura de Okinawa, Tamaki Denny, ha comunicado al Gobierno de Japón que no aprueba el plan revisado para trasladar una base aérea de las fuerzas de Estados Unidos a unos terrenos ganados al mar dentro de la misma prefectura.

Funcionarios locales acudieron el jueves a la Oficina del Ministerio de Defensa en Okinawa para presentar su rechazo a la reubicación de la base aérea de Futenma de los Infantes de Marina de Estados Unidos desde la ciudad de Ginowan al distrito de Henoko, en la ciudad de Nago, una zona menos poblada.

Okinawa ha rechazado formalmente el plan más de 19 meses después de que el Gobierno central lo presentara con nuevas medidas para solidificar el terreno inestable que se va a ganar al mar y construir allí la base. Esta parte es un añadido al documento original.

El Gobierno prefectural concluyó el miércoles que el plan revisado no se basa en un estudio detallado del terreno. Además, dijo que carece de medidas medioambientales adecuadas para mitigar el posible daño a la vida marina de la zona.

El gobernador Tamaki declaró en una rueda de prensa concedida el jueves que el plan revisado no pondrá fin al peligro que la base de Futenma supone para los residentes.

Señaló que los okinawenses, al igual que otros muchos japoneses, se sienten indignados porque el Gobierno les obliga a continuar con los trabajos para ganar terreno al mar sin ofrecer una explicación adecuada.

Manifestó que Okinawa seguirá solicitando pacientemente a la Administración que busque una solución a través del diálogo como base de la democracia.

Tamaki añadió que la prefectura continuará pidiendo a los Gobiernos de Japón y Estados Unidos que supriman el peligro que implica la base de Futenma tan pronto como sea posible.

El mismo jueves, unos periodistas preguntaron al ministro de Defensa japonés, Kishi Nobuo, si estaba considerando iniciar un proceso legal ante el rechazo okinawense al plan de su cartera.

Kishi dijo que el ministerio estudiará detenidamente las razones y los fundamentos de la decisión de Okinawa antes de decidir cómo responder.