Ciudadanos extranjeros que aspiran a trabajar de cuidadores reciben capacitación en Japón

Un número creciente de personas de otras nacionalidades que desean trabajar como cuidadores de ancianos y enfermos en Japón están recibiendo capacitación en el país, tras haberse relajado las restricciones de entrada debidas al coronavirus.

En agosto, Japón volvió a permitir el ingreso con ese propósito de personas de Indonesia, Vietnam y las Filipinas, en el marco de acuerdos de cooperación económica.

234 aprendices de las Filipinas llegaron a Japón el mes pasado, después de que su viaje se demorara unos cuatro meses. Comenzaron a tomar lecciones de idioma japonés y de cuidados el 8 de noviembre. Su capacitación continuará hasta febrero, inclusive. Posteriormente, los aprendices trabajarán en centros de cuidado en distintas partes del país durante tres años, mientras se preparan para dar los exámenes que les permitirán convertirse en cuidadores certificados.

Una de ellos, Gamila Lai Sohiong Oliveros, es una aprendiza filipina que dijo estar contenta de haber llegado finalmente a Japón, después de haber tenido que posponer el viaje debido a la pandemia.

En el ámbito de los cuidados en Japón han surgido preocupaciones por las restricciones a la entrada de extranjeros en el país, ya que dicho sector viene sufriendo de una escasez crónica de personal.