Autoridades de Japón investigarán los daños en una central nuclear de la prefectura de Niigata

La Autoridad de Regulación Nuclear de Japón ha comunicado que va a investigar los daños en los pilotes subterráneos que sustentan una instalación perteneciente a una central nuclear de la prefectura de Niigata. La planta se encuentra entre las localidades de Kashiwazaki y Kariwa.

El organismo debatió sobre el asunto durante una reunión rutinaria que se celebró el miércoles. A continuación, la secretaría del mismo decidió efectuar una inspección “in situ” a principios de 2022.

La Compañía de Electricidad de Tokio (TEPCO), que gestiona la central, comunicó que el daño se observó durante los trabajos que se estuvieron realizando en julio, dirigidos a incrementar la resistencia de la planta frente a terremotos.

Los cimientos de una instalación adyacente al edificio que alberga el reactor número 6 de la central Kashiwazaki-Kariwa están formados por ocho pilotes de hormigón armado.

TEPCO ha indicado que cada uno de ellos mide 1,8 metros de ancho y 12 metros de largo. Las barras de refuerzo de uno de los pilotes se han quebrado o deformado y en los otros siete se han hallado grietas.

En la reunión del miércoles, el presidente de la Autoridad de Regulación Nuclear, Fuketa Toyoshi, dijo que era probable que los daños los provocara un terremoto ocurrido en 2007 en Niigata. Agregó que hay que dejar claro el origen de los desperfectos, entre otras cuestiones.

Los reactores número 6 y 7 de la central han superado las evaluaciones necesarias para poder reanudar sus operaciones. Sin embargo, la autoridad comenzó recientemente a efectuar inspecciones adicionales a raíz de que se produjera una serie de violaciones de normativas antiterroristas, por lo que los dos reactores siguen fuera de servicio.