El presidente de EE. UU. afronta dificultades a un año de que se celebren los comicios de medio mandato

Faltando solo un año para las elecciones de mitad de mandato que se celebrarán en Estados Unidos, el presidente Joe Biden se encuentra en una situación difícil debido a su tasa de aprobación en descenso y a la derrota de un candidato demócrata en unos comicios gubernamentales.

La tasa de aprobación del mandatario estadounidense se mantuvo en un promedio del 50 % tras su inauguración en enero. Sin embargo, su tasa de desaprobación superó por primera vez la de aprobación a finales de agosto. El viernes, el índice de apoyo se situó en 43,1 %, el nivel más bajo desde que asumió el cargo.

Algunos analistas atribuyen el declive de su popularidad a la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, que permitió a los talibanes recuperar el poder en el país. Otro posible factor es el hecho de que no fue capaz de promulgar a tiempo una legislación para cuantiosos gastos, debido a desacuerdos entre miembros del Partido Demócrata.

El martes, Biden sufrió otro revés cuando un candidato de su partido que él respaldaba perdió ante un rival republicano en las elecciones al Gobierno del estado de Virginia. El resultado fue considerado como un barómetro de las perspectivas futuras para la Administración Biden.

Entretanto, el expresidente Donald Trump mantiene su popularidad entre los republicanos, con alrededor de un 80 % de apoyo. Trump insiste en que él ganó las elecciones presidenciales del año pasado. Sus mítines han atraído a multitudes de seguidores, incluso después de que se suspendieran las cuentas de Trump en redes sociales tras los disturbios perpetrados en el Capitolio el 6 de enero por seguidores que ponían en duda el resultado de las elecciones.

Actualmente, los demócratas cuentan con una pequeña mayoría en ambas cámaras del Parlamento. Sin embargo, históricamente, el partido del presidente en el cargo ha afrontado dificultades durante las elecciones de medio mandato.