Se prolongan las restricciones por la COVID-19 en varias zonas de Rusia

Varias regiones de Rusia han prolongado las restricciones que afectan a las actividades económicas, en momentos en los que el país tiene dificultades en contener la propagación del coronavirus.

El presidente Vladímir Putin había ordenado a las empresas de todo el país suspender las operaciones desde el 30 de octubre hasta el 7 de noviembre, y el Gobierno había pedido a los ciudadanos que se abstuvieran de salir si no era estrictamente necesario.

El Ejecutivo informó de que el sábado hubo más de 41.000 contagios, un récord diario, por lo que las restricciones se mantendrán en algunas zonas. El repunte ha puesto en apuros al sistema sanitario; más del 90 % de las camas hospitalarias están ocupadas en algunas regiones. Allí, los bares y restaurantes no podrán atender a los clientes dentro de sus establecimientos durante otra semana, aproximadamente. Muchos gobiernos locales seguirán instando a la gente a que presente certificados de vacunación si va al cine o al teatro.

La tasa de vacunación en Rusia se sitúa en torno al 30 %, pero dicen que está aumentado. El Gobierno sigue instando a los ciudadanos a que se vacunen.