Más de 40 países se comprometen a eliminar gradualmente el uso de la energía basada en el carbón

Durante la conferencia de la COP26 sobre el cambio climático, que se está celebrando en la ciudad escocesa de Glasgow, más de 40 naciones han acordado eliminar gradualmente el uso de la energía generada a partir del carbón.

Han firmado un acuerdo sobre el plan, que plantea una transición hacia energías limpias. La declaración fue emitida el jueves por el Reino Unido, el país anfitrión de la COP26.

En el documento se insta a que, en la década de 2030, las grandes economías impulsen la transición y prescindan de aquellas centrales eléctricas de carbón que no estén equipadas con mecanismos para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero. Para el resto del mundo, la meta se fija en la década de 2040.

Las naciones tienen previsto abstenerse de construir centrales eléctricas de carbón que no cuenten con medidas para reducir las emisiones. Asimismo, pondrán fin a la financiación directa destinada a construir este tipo de centrales en otros países.

Entre las naciones firmantes hay algunas de Europa, Asia, África y Oriente Próximo, como por ejemplo Francia, Alemania y Corea del Sur. Sin embargo, Japón, Estados Unidos y China no firmaron la declaración.

La delegación japonesa explicó el motivo de la negativa diciendo que para un país pobre en recursos y rodeado de mar, como Japón, es importante utilizar diversas fuentes de energía de manera equilibrada.