Los efectos a largo plazo (4) La vacunación como método de prevención

NHK responde las preguntas de los oyentes sobre el coronavirus. Les ofrecemos la cuarta y última entrega de nuestra serie en la que hablamos de los resultados de una encuesta realizada en Japón sobre los efectos a largo plazo del contagio con el virus, que también se conocen como “COVID largo”.

El Centro Nacional para la Salud y la Medicina Globales, entre otros, realizó la encuesta a individuos que habían superado la COVID-19 desde febrero de 2020. El grupo analizó las respuestas de 457 personas de entre 20 y 80 años.

Morioka Shinichiro, uno de los investigadores del centro que participaron en el sondeo, indica que, según se cree, las mujeres son más propensas a sufrir los efectos a largo plazo. Añade que a través del estudio se ha constatado que también son ellas las que tienen más probabilidades de presentar pérdida del cabello y problemas de olfato y gusto, así como fatiga. Durante la fase aguda de la COVID-19, los hombres ancianos con tendencia al sobrepeso se enfrentan a un mayor riesgo de enfermar de gravedad. Morioka señala que no está claro por qué las mujeres son las que más informan de efectos a largo plazo como los relativos al gusto y al olfato.

El investigador dice que incluso las mujeres jóvenes y delgadas no deberían tomarse a la ligera el COVID largo. De hecho, considera muy importante que tengan en total consideración los resultados que muestran que ese tipo de personas son más proclives a sufrir disfunciones olfativas y gustativas. Agrega que los problemas relacionados con esos dos sentidos tienden a ser más preponderantes entre los jóvenes. De este modo, los efectos a largo plazo suponen un gran problema para aquellos que solo han presentado síntomas leves de COVID-19 y para la juventud.

Además, hay informes en los que se constata que, en comparación con personas no vacunadas, aquellas que se han inoculado con el plan completo tenían menos posibilidades de padecer los síntomas durante más de 28 días. Esto significa que la vacunación también ayuda a evitar el COVID largo, por lo que es importante que los jóvenes reciban la pauta completa. Es más, lo ideal es continuar tomando las medidas básicas anticontagio, incluso después de haberse vacunado totalmente, ya que sigue habiendo riesgo de infección y, por ende, de sufrir los efectos a largo plazo.

Esta información ha sido actualizada el 29 de octubre.

Para más información sobre cuestiones de la pandemia, visite la sección de “Preguntas y respuestas acerca del coronavirus” en nuestro sitio web.