El presidente chino defiende en la cumbre del G20 la cooperación y critica la estigmatización frente al coronavirus

El presidente de China no comparte la intención de Estados Unidos de investigar el origen del coronavirus. Xi Jinping participó en la cumbre del G20, el sábado, con un discurso en línea en el que dijo que la estigmatización y la politización atentan contra el espíritu de solidaridad frente a la pandemia, una advertencia velada a las intenciones de la Casa Blanca.

Según informa el Ministerio de Exteriores chino, Xi Jinping reveló que su país ya había proporcionado más de 1.600 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 a un centenar de estados y organizaciones internacionales y que este año aportará más de 2.000 millones.

El mandatario chino propuso financiar la campaña global de vacunación, sobre todo en los países en desarrollo, a los que, según dijo, habría que facilitar el acceso al tratamiento, se mostró de acuerdo con que la Organización Mundial del Comercio libere de inmediato las patentes de las vacunas contra la COVID-19 y abogó por la celebración de un foro internacional sobre cadenas de suministro en el que deberían participar los miembros del G20.

Por otro lado, Xi Jinping advirtió que la creación de bloques excluyentes o el establecimiento de líneas ideológicas tan solo causará división y conllevará nuevos obstáculos. De nuevo, el presidente chino parecía tener en mente a Estados Unidos, país que está tratando de contrarrestar la actuación internacional de China con asociaciones y alianzas.