Aumenta la deuda de países en desarrollo con China

La cantidad de dinero que países en desarrollo deben a China ha aumentado a más del triple en los últimos 10 años, lo que intensifica la preocupación en torno a lo que se denomina “la trampa de la deuda”.

El lunes, el Banco Mundial publicó sus estadísticas más recientes sobre la deuda internacional. Estas muestran que la cantidad adeudada a China por parte de países con ingresos bajos y medios se situó en 170 mil millones de dólares al término de 2020. Esta cifra es más de tres veces superior a la registrada en 2011.

La mayoría del dinero prestado era para proyectos de infraestructura y minería.

El Banco Mundial indica que naciones subsaharianas, como Angola, acumulan cerca del 45 % del total.

El sur de Asia también posee una cuantiosa deuda con China. La entidad indica que en estos momentos el gigante asiático es el principal acreedor bilateral de Maldivas, Pakistán y Sri Lanka.

Pekín ha estado ofreciendo préstamos con el fin de promover su iniciativa de la Franja y la Ruta. Sin embargo, aumenta la preocupación de que los endeudados tengan dificultades a la hora de devolver el dinero y queden a merced de la influencia china.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tomó la iniciativa en una cumbre reciente del G7 para contrarrestar las acciones de Pekín con un plan de infraestructura dirigido a naciones en desarrollo. Es probable que la competición entre China y Estados Unidos se avive también en el ámbito de la asistencia al desarrollo.