Plaza en Jerusalén recibe el nombre de un diplomático japonés que salvó a miles de judíos en la Segunda Guerra Mundial

Una plaza en Jerusalén fue bautizada en honor al fallecido diplomático japonés que salvó a miles de judíos durante la Segunda Guerra Mundial mientras trabajaba en Lituania.

Sugihara Chiune emitió visados de tránsito para los refugiados judíos que huían de la persecución de la Alemania nazi. Se piensa que se salvaron unos 6.000 gracias a lo que se conoce como los “visados de la vida”.

El lunes, unas 70 personas asistieron a la ceremonia del nombramiento de la “Plaza Chiune Sugihara”.

Entre los participantes estaban el hijo de Sugihara, Nobuki, de 72 años y residente de Bélgica, y judíos que se salvaron por los visados, así como sus familias.

Un judío de 94 años dijo que en muchas partes del mundo hay cosas importantes que reciben el nombre de grandes hombres por lo que hicieron. Agregó que es maravilloso tener un lugar para recordar a Sugihara en un barrio de Jerusalén.

El hijo de Sugihara dijo que su padre solo había hecho lo que pudo porque sintió compasión por los judíos que se apiñaban fuera del consulado japonés.

Agregó que su padre nunca se imaginó que tantas personas que consiguieron el visado pudieran sobrevivir y que, gracias a ello, hayan nacido decenas de miles de descendientes.