Padre de una víctima de acoso escolar en Japón insta a tomar medidas más estrictas contra este tipo de abuso

En Japón, el padre de un joven que se suicidó tras ser víctima de acoso escolar ha hecho un llamamiento a la implementación de medidas más estrictas contra este tipo de abuso, en el décimo aniversario de su muerte. El fallecimiento del estudiante de secundaria básica de la ciudad de Otsu, en la prefectura de Shiga, llevó a la promulgación de una ley contra el acoso.

Al principio, la escuela y la junta educativa local negaron la existencia de una conexión causal entre el suicidio y las acciones de los acosadores. Sin embargo, posteriormente se dio a conocer que el estudiante había sido objeto de un grave acoso. Compañeros de clase del joven incluso le habían dicho que practicara cómo suicidarse. La Policía inició una investigación sobre la escuela y la junta educativa, algo inusual en estos casos.

La ley contra el acoso exige a los centros educativos investigar cualquier incidente en el que un estudiante resulte lastimado o herido de gravedad. Las escuelas también deben compartir el resultado de su investigación con los padres del alumno acosado.

Sin embargo, la cifra de incidentes de acoso registrados por escuelas en todo Japón alcanzó un máximo histórico en el año fiscal 2019.

El padre del estudiante de Otsu habló con nuestra emisora en anticipación al aniversario de su muerte. Señaló que aún no se está protegiendo la vida de los niños, incluso cuando ese es el objetivo de la ley. Hizo hincapié en que las personas deberían reconocer que el acoso puede ser tan grave como para forzar a alguien a quitarse la vida.