Presidenta de Taiwán afirma que su pueblo no se doblegará ante la presión

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, manifestó que está decidida a fortalecer la capacidad de defensa. Lo hizo en un discurso que pronunció durante las celebraciones del llamado Día del Doble Diez, fecha en que Taiwán conmemora su fundación.

La ceremonia tuvo lugar el domingo, frente al edificio de la Oficina Presidencial, en Taipéi.

Tsai declaró que "la rutinización de la actividad militar china" en la zona de identificación aérea de Taiwán ha afectado gravemente la seguridad, tanto de Taiwán como de la aviación.

Acerca de las relaciones con Pekín, afirmó que Taiwán aboga por mantener las condiciones actuales y que hará todo lo posible para impedir que ese “statu quo” sea alterado de manera unilateral.

La presidenta también manifestó: “Esperamos que se calmen las relaciones a través del Estrecho y no actuaremos de manera precipitada, pero no debe haber en absoluto ilusiones de que los taiwaneses nos doblegaremos ante la presión”.

Como parte del acto se llevó a cabo un desfile en el que pudo verse un misil antibuques desarrollado por Taiwán, entre otras armas.

Las autoridades de la isla están acelerando el desarrollo y la producción en masa de misiles de largo alcance, para incrementar su poder disuasivo ante China.