La viuda de un funcionario japonés pide una investigación independiente sobre el suicidio de su esposo

La viuda de un funcionario del Ministerio de Hacienda japonés ha enviado una carta al nuevo primer ministro, Kishida Fumio, en la que le pide que una comisión independiente, ajena a dicha dependencia, vuelva a investigar el suicidio de su esposo. El ministerio hizo público un informe sobre la investigación en 2018.

Akagi Toshio se quitó la vida ese año después de haber sido presionado para falsificar unos documentos ministeriales. A pesar de mostrarse en contra, Akagi, que trabajaba en la oficina regional de Osaka, fue obligado a hacerlo. Los papeles estaban relacionados con la venta de terreno público a una empresa gestora de centros educativos. El valor fijado en la transacción fue muy inferior al precio de mercado.

La viuda, Akagi Masako, según ha informado su abogado, envió el miércoles una carta manuscrita de dos páginas al primer ministro Kishida. Los predecesores de este en el cargo, Abe Shinzo y Suga Yoshihide, se negaron a impulsar una nueva investigación. La misiva empieza con la siguiente frase: “Le ruego que me escuche”, unas palabras que apelan a la capacidad del nuevo mandatario para escuchar a la gente, según suele destacar él mismo.

En la carta, la viuda dice que quiere saber por qué el informe que elaboró el Ministerio de Hacienda en 2018 sobre la investigación interna no menciona que su esposo se suicidó después de la depresión y la mala salud en que cayó a raíz del episodio de falsificación documental. También acusa a la dependencia de no haber informado sobre la forma en que reaccionó a la objeción de su esposo a falsificar o alterar los documentos originales, y advierte que las protestas quedaron registradas en un dosier que dejó el finado en su despacho, conocido como “archivo Akagi”, en el que hay documentación y correos electrónicos.

Al final de la misiva, la viuda afirma que una sociedad en la que la gente no puede decir que “lo correcto es lo correcto” es una sociedad que no funciona bien. Por último, Akagi Masako le dice estas palabras al mandatario: “Espero que usted, primer ministro Kishida, lo entienda. Le ruego que permita que una investigación independiente esclarezca la verdad”.