Este mismo año podría estar disponible en Japón un fármaco oral para tratar la COVID-19

La empresa subsidiaria en Japón de la farmacéutica estadounidense Merck piensa solicitar de inmediato a las autoridades japonesas que aprueben el uso de un medicamento oral para combatir la COVID-19. Su objetivo es empezar a suministrarlo este mismo año en Japón.

Kyle Tattle, presidente de MSD, empresa subsidiaria de Merck, y Shirasawa Hiromichi, director representativo de la firma, concedieron una entrevista a la NHK en la que confirmaron que ya habían entablado conversaciones con la autoridad reguladora en Japón para que el fármaco oral, llamado molnupiravir, sea aprobado. Este medicamento limita la capacidad de reproducción del coronavirus.

El viernes de la semana pasada, la farmacéutica estadounidense anunció que, en la fase final de los ensayos clínicos, el fármaco había demostrado eficacia para reducir a la mitad el riesgo de hospitalización y muerte.

El presidente de la subsidiaria dijo que, en caso de aprobación, la compañía firmará un contrato con el Gobierno japonés para suministrar con celeridad la cantidad requerida.

Hasta el momento, todos los fármacos con que se tratan en Japón los síntomas leves de la COVID-19 se administran por vía intravenosa, lo que exige la supervisión de personal sanitario. Por este motivo, desde hace tiempo se está esperando el desarrollo de un medicamento oral de uso domiciliario. Según la farmacéutica estadounidense, para finales de este año, el mundo tendría disponibles dosis para 10 millones de personas, una cifra que podría duplicarse para 2022.

El director representativo de la subsidiaria japonesa explicó que la farmacéutica pretende tener listo un sistema de distribución antes de que Japón tenga que afrontar una previsible sexta ola de contagios.