Japón realiza pruebas de aterrizaje y despegue de aviones de combate desde el buque Izumo

El martes, el Ministerio de Defensa de Japón informó de que había realizado pruebas de aterrizaje y despegue de los más modernos aviones de combate antirradar desde un buque de la Fuerza Marítima de Autodefensa.

Según el ministerio, el domingo, dos aviones de combate F-35B de la base aérea estadounidense de Iwakuni, en el oeste de Japón, participaron en las pruebas que se llevaron a cabo en el océano Pacífico desde el destructor Izumo. Este está diseñado para transportar helicópteros y está siendo sometido a modificaciones, que incluyen su cubierta de vuelos, para que los aviones de combate F-35B puedan despegar y aterrizar. Las pruebas se han realizado como parte del proceso de modificación.

La Fuerza Marítima de Autodefensa dio a conocer unas imágenes de vídeo en las que se ve cómo los aviones aterrizan verticalmente y despegan desde la cubierta de vuelo de 250 metros de longitud.

Era la primera vez que aviones de combate aterrizaban y despegaban desde un buque de la fuerza marítima de Japón.

El Gobierno japonés dice que las aeronaves F-35B no estarán todo el tiempo en el buque Izumo, así que este no se considerará un portaaviones de ataque, lo cual estaría prohibido por la Constitución japonesa.

El jefe del Estado Mayor de la Fuerza Marítima de Autodefensa, Yamamura Hiroshi, declaró en una rueda de prensa que las modificaciones mejorarán la flexibilidad operativa de los aviones de combate. Añadió que, para él, el Izumo es un destructor polivalente, y que se utilizará para la defensa del país.