Syukuro Manabe, de origen japonés, obtiene junto a otros dos científicos el Premio Nobel de Física

El científico Syukuro Manabe, nacido en Japón, ha sido uno de los galardonados con el Premio Nobel de Física de este año.

La Real Academia de las Ciencias de Suecia ha reconocido la labor de tres investigadores cuyos hitos científicos han sentado la base para entender mejor el clima y cómo la humanidad ejerce su influencia sobre él.

La institución anunció que la mitad del premio es para Manabe y Klaus Hasselmann por un modelo físico del clima de la Tierra con el que se cuantifica la variabilidad climática y se realiza una predicción fiable del calentamiento global.

La otra mitad la recibe Giorgio Parisi por su descubrimiento de la interacción del desorden y las fluctuaciones en los sistemas físicos desde escalas atómicas a planetarias.

Manabe y Hasselmann han estudiado el cambio climático terrestre. Es la primera vez que el Nobel de Física reconoce una labor en ese campo.

Manabe, de 90 años, dijo que para él ha sido una gran sorpresa que le hayan concedido el galardón.

Antes de trasladarse a Estados Unidos, finalizó su doctorado en la Universidad de Tokio. En la actualidad es un meteorólogo sénior de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey.

Estuvo trabajando en la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica estadounidense. En la década de 1960, consiguió demostrar cómo el aumento en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera contribuye al calentamiento global.

Hasselmann se basó en la labor de Manabe para elaborar su modelo, con el que comprobó la relación entre los fenómenos meteorológicos y el clima. Además, desarrolló métodos para identificar la huella de las actividades humanas en el clima. Esto permitió a los científicos demostrar que las emisiones generadas por los seres humanos pueden provocar un aumento de la temperatura.

El científico Giorgio Parisi, por su parte, ha realizado un aporte más abstracto a la física descubriendo patrones ocultos en sistemas complejos. Esto ha ayudado a científicos de distintas disciplinas a conseguir una mayor comprensión de fenómenos que, en un principio, parecían aleatorios.