La tasa de inoculación contra la rubeola en Japón no llega al 40 % del objetivo fijado

El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social de Japón ha reconocido que es difícil alcanzar su meta de vacunar contra la rubeola a 1.900.000 hombres antes del fin de marzo del próximo año, cuando termina el año fiscal en curso.

El ministerio indicó que, a finales de julio, menos del 40 % de ellos se había inoculado. Funcionarios de la cartera indican como posible motivo que haya muchas personas que tratan de evitar ir a centros médicos por la pandemia de coronavirus.

La rubeola es una enfermedad vírica que provoca fiebre y erupciones cutáneas, entre otros síntomas. Si una embarazada se contagia, el futuro bebé podría presentar graves enfermedades congénitas.

Después del brote que tuvo lugar en Japón en 2018 y 2019, el Ministerio de Salud comenzó una campaña de vacunación para varones nacidos entre el 2 de abril de 1962 y el 1 de abril de 1979. Cerca de 15 millones de ciudadanos nacidos en ese periodo no pudieron ser inoculados durante la infancia con un programa del Gobierno.

Se han emitido vales para que esos hombres se hagan pruebas de anticuerpos gratuitas. Aquellos que obtengan un resultado negativo pueden vacunarse sin coste alguno.

El ministerio espera conseguir que el 90 % o más de los hombres de ese grupo de edad tengan anticuerpos de la rubeola con el fin de evitar que se produzca otro brote.

Para finales de julio, sin embargo, tan solo el 38 % de la franja de población a la que está dirigida la campaña, 1.900.000 varones, se había vacunado contra la rubeola.