Nuevo líder del Partido Liberal Demócrata de Japón da a conocer sus políticas

El miércoles, Kishida Fumio fue elegido el nuevo líder del Partido Liberal Demócrata (PLD), agrupación principal del Gobierno de coalición de Japón. Es casi seguro que se convertirá en el próximo primer ministro del país.

Kishida declaró que está preparado para crear un entorno de cooperación en un país golpeado por la pandemia de coronavirus y que trabajará con el fin de elaborar un paquete económico con valor de miles de millones de dólares antes de que termine este año, con el cual buscará impulsar la economía del país, gravemente afectada por la crisis de salud. El nuevo presidente del PLD dijo que sus políticas garantizarán una distribución más equitativa de la riqueza y que también tiene previsto un plan para mejorar la imagen de Japón en el exterior.

A este respecto, Kishida señaló que se comprometerá a tres cosas en diplomacia y seguridad: proteger la democracia y otros valores universales; proteger la paz y la estabilidad de Japón, y proteger los intereses nacionales a través del fortalecimiento de la presencia del país en la comunidad internacional, para lo cual se involucrará en la resolución de problemas medioambientales y otras cuestiones globales. Además, dijo, establecerá políticas exteriores y de defensa basadas en dichos compromisos y trabajará con el fin de conseguir un Indopacífico libre y abierto.

Kishida venció a Kono Taro, ministro a cargo de la reforma regulatoria, con un cómodo margen de 257 votos contra 170 en la segunda ronda de votaciones. En la primera vuelta solo tuvieron un voto de diferencia. En la elección también participaron Takaichi Sanae, exministra del Interior y de las Comunicaciones, y Noda Seiko, secretaria general ejecutiva en funciones del PLD, ambas miembros de larga data de la agrupación política.

Durante su campaña, Kishida se comprometió a reconstruir el sistema médico y la economía de Japón, ambos gravemente afectados por la pandemia de coronavirus. Además, aseguró que establecerá hospitales temporales en todo el país, con el fin de que nadie tenga que esperar a recibir tratamiento para la COVID-19. También tiene previsto inyectar fondos por valor de unos noventa mil millones de dólares a las áreas de ciencia y tecnología.