Prometido de la princesa Mako de Japón regresa al país

El prometido de la princesa Mako de Japón volvió al país por primera vez en más de tres años.

Komuro Kei llegó el lunes al aeropuerto de Narita proveniente de Nueva York, lugar al que se trasladó en agosto de 2018 para estudiar con el fin de conseguir la licencia de abogado en dicho estado de Estados Unidos.

Komuro hará una cuarentena de 14 días en su casa de Yokohama, cerca de Tokio, como parte de las medidas para prevenir los contagios de coronavirus. Se tiene previsto que se reúna con la princesa cuando termine su periodo de aislamiento.

La Agencia de la Casa Imperial de Japón ha estado haciendo los preparativos para el enlace matrimonial, que se cree que se llevará a cabo en octubre y es posible que sea anunciado en breve.

La princesa Mako es la hija mayor del príncipe heredero Akishino y conoció a Komuro en la universidad, donde fueron compañeros. Según las reglas de la casa imperial, las princesas japonesas pierden su estatus al casarse.

Se prevé que la pareja celebre una conferencia de prensa después de registrar su matrimonio. Fuentes cercanas aseguran que tienen planeado establecerse en Estados Unidos.

A fines de 2017, poco después de que la Agencia de la Casa Imperial diera a conocer su compromiso, revistas semanales, entre otros medios de comunicación, informaron de problemas financieros entre la madre de Komuro y su exprometido.

El hombre habría solicitado a la madre de Komuro que le reembolsara cerca de 36.000 dólares que le entregó para sufragar parte de sus gastos personales. Se cree que no ha habido avances sustanciales en las negociaciones para resolver este asunto.

Como una descendiente directa del emperador de Japón, la princesa Mako puede recibir una dote de cerca de un millón cuatrocientos mil dólares al momento de su matrimonio. Sin embargo, ella ha expresado su intención de renunciar a ese derecho y es probable que la Agencia de la Casa Imperial respete su decisión.