Delegado de Myanmar a la ONU no hablará en las actuales sesiones de la Asamblea General

El embajador de Myanmar ante las Naciones Unidas, Kyaw Moe Tun, que se ha mantenido en el puesto desafiando a los líderes militares de su país, decidió no pronunciar un discurso en las actuales sesiones de la Asamblea General de la ONU.

Kyaw Moe Tun declaró al medio de comunicación birmano Mizzima que había tomado la decisión tras deliberar exhaustivamente en diversas plataformas con el objetivo de asegurar la continuidad a largo plazo, considerando que su discurso, programado para el 27 de septiembre, no es imprescindible.

Kyaw Moe Tun fue designado por el anterior Gobierno, elegido democráticamente, antes de que los militares tomaran el poder en el golpe de Estado de febrero. Ha permanecido en el puesto desde entonces y ha seguido protestando contra la junta militar.

El Gobierno militar de Myanmar notificó a las Naciones Unidas de su intención de designar un nuevo embajador en reemplazo de Kyaw Moe Tun.

El Comité de Credenciales de la ONU, que consta de nueve miembros, entre ellos Estados Unidos y China, discutirá quién representará a Myanmar ante la organización mundial, y la Asamblea General tomará una decisión final.

La revista estadounidense “Foreign Policy” informa que Estados Unidos y China llegaron a un acuerdo secreto para demorar la decisión sobre el representante de Myanmar y permitir al actual delegado permanecer en el puesto. Las condiciones del pacto requerirían a Kyaw Moe Tun no hablar ante la Asamblea General durante las sesiones actuales.

Se prevé que el acuerdo genere una fuerte oposición de los líderes militares de Myanmar, ya que les impediría, de hecho, hacer uso de la palabra frente a la Asamblea General en un intento de otorgar legitimidad al régimen.