La Compañía de Ferrocarriles del Este de Japón desestima su plan de detectar exconvictos con cámaras de reconocimiento facial

La Compañía de Ferrocarriles del Este de Japón ha desestimado su plan de que las cámaras de vigilancia con tecnología de reconocimiento facial instaladas en algunas de sus estaciones detecten a personas con antecedentes penales graves.

La firma instaló ese tipo de cámaras en estaciones relevantes de Tokio y sus alrededores en julio, con anterioridad a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

La compañía había explicado previamente que las imágenes faciales registradas en su sistema de vigilancia serían las de personas buscadas por la Policía.

Sin embargo, ha salido a la luz que, entre esos rostros, estaban los de personas que habían cumplido condena por delitos graves o que se encontraban en libertad condicional.

La empresa ferroviaria no ha especificado a qué se refiere con “delitos graves”, pero sí ha indicado que se vigilaría a personas que hayan cometido atentados terroristas indiscriminados. Agrega que ese tipo de individuos aún no se han registrado en el sistema.

La firma había notificado a la ciudadanía a través de las estaciones y de su página web que estaba utilizando la tecnología para detectar a exconvictos y presos en libertad condicional, cuya información puede obtenerse mediante un servicio de la Fiscalía para víctimas de delitos, entre otros.

La Compañía de Ferrocarriles del Este de Japón retiró el martes de su sistema las imágenes de exconvictos y presos en libertad condicional después de que unos expertos afirmaran que la protección de la privacidad a la hora de detectar a ciertas personas requiere de normas claras, incluidas leyes.