El secretario general de la ONU dice que una catarata de crisis pone al mundo al borde del abismo

El martes, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, aprovechó el encuentro diplomático más numeroso del mundo para hacer sonar la alarma.

Guterres habló ante los líderes en la Asamblea General de la ONU sobre las respuestas a la pandemia y sobre el cambio climático. Indicó que estamos al borde de un abismo y que el mundo debe despertar.

Añadió: “Sin embargo, en lugar de humildad frente a estos desafíos épicos, vemos arrogancia. En lugar del camino de la solidaridad, estamos en un callejón sin salida hacia la destrucción. Al mismo tiempo, otra enfermedad se está extendiendo en nuestro mundo de hoy: el mal de la desconfianza”.

El año pasado, la pandemia obligó a los líderes a grabar sus mensajes de antemano y a reunirse en línea.

Este año, más de 100 jefes de Estado o de Gobierno tienen previsto asistir en persona a la asamblea.

Guterres les dijo que se enfrentan a la mayor catarata de crisis de nuestro tiempo, y les instó a salvar lo que denominó las “grandes divisiones”.