El Gobierno de Unidad Nacional de Myanmar dice que no tuvo más remedio que declarar una “guerra defensiva”

En Myanmar, el llamamiento a una revuelta contra la Junta Militar efectuado por el opositor Gobierno de Unidad Nacional ha desencadenado una serie de ataques contra puestos policiales y militares, causando numerosas víctimas.

La ministra de Exteriores del Gobierno de Unidad Nacional, Zin Mar Aung, declaró a nuestra emisora en una entrevista que no tenían más alternativa que declarar la revuelta la semana pasada contra el gobierno militar.

En concreto, dijo que, en esa situación, los ciudadanos no tenían otra opción, que tienen que proteger sus aldeas, sus ciudades, sus hogares y a sí mismos.

Zin Mar Aung afirmó que el Gobierno de Unidad Nacional era consciente de que los civiles estaban indefensos después de que la junta respondiera con violencia a sus protestas pacíficas.

También dijo que la declaración se había efectuado porque el Gobierno de Unidad Nacional se había enterado de los planes del Ejército en momentos en los que la temporada de monzones estaba a punto de terminar.

La ministra declaró que habían recibido información de que el Ejército estaba preparando la mayor operación militar en la historia de Myanmar y que, bajo esas circunstancias, no tenían más remedio que seguir adelante con la revolución.

Sobre el frente diplomático del país, Zin Mar Aung dice que el Gobierno de Unidad Nacional sigue apoyando al embajador de Myanmar ante Naciones Unidas, Kyaw Moe Tun. El Ejército lo destituyó de su cargo este año después de que criticara al régimen. La Asamblea General de la ONU decidirá quién representará al país después de escuchar las opiniones de un comité.