El presidente electo de Irán promete más diálogo con Occidente

El presidente electo de Irán, Masud Pezeshkian, pronunció su primer discurso después de ganar la segunda vuelta de las elecciones el viernes.

Pezeshkian obtuvo más del 53 % de los votos como único candidato reformista, derrotando al conservador de línea dura Said Jalili, que obtuvo alrededor del 44 %.

Durante la campaña, Pezeshkian pidió más diálogo con los países occidentales, mientras que Jalili prometió no dudar en enfrentarse a Occidente.

La participación en la segunda vuelta fue del 49,8 %, un aumento de alrededor del 10 % respecto a la primera ronda de votaciones, celebrada en junio.

Se cree que los votantes descontentos con la situación actual apoyaron a Pezeshkian.

En su discurso de victoria el sábado, Pezeshkian dijo que Irán se enfrenta a una prueba para aliviar las preocupaciones de las personas que luchan por una vida mejor.

El ex vicepresidente parlamentario y exministro de Salud expresó su disposición a intentar mejorar las relaciones con Occidente en un intento por levantar las sanciones económicas y revivir el acuerdo de 2015 sobre el desarrollo nuclear de Irán.

Pezeshkian reemplazará al presidente de línea dura Ebrahim Raisi, que murió en un accidente de helicóptero en mayo.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, emitió una declaración en la que decía que se recomienda al presidente electo que continúe el rumbo de su predecesor y visualice un futuro brillante para el desarrollo del país.

La atención se centra en si el presidente electo puede marcar el comienzo de cambios importantes en la política exterior de un Parlamento controlado por los conservadores.